sábado, 10 de agosto de 2013

Zierbena entre los 10 pueblos que más han destruido su costa en 20 años, según Greenpeace

     Hace 50 años...     
     Zierbena era un bello paisaje costero     
Esta es una de las fotos más antiguas que conozco de playa de La Arena, el barrio donde nací.

          Cuando yo era niño, Jacinto Pérez, el bisabuelo de los "Naparrilla" de mi generación, me contaba que mientras sus ovejas pastaban entre las dunas y vegas, él llevaba la escopeta y cazaba liebres para comer; los anguleros traían baldes llenos de angulas, además de sus viejos candiles y cedazos al regresar de la ría; el gran Manchu me enseñaba los pulpos que se le pegaban en sus calcetines blancos en Los Canales mientras llenaba su cesta de mimbre con exquisitas lapas de media luna que cocinaba en salsa verde o con arroz la encantadora Amelia; los covachones de Lastrón se llenaban de algas con las pleamares y la gente de Zierbena tardaba días y días en vaciarlos, subiendo cestos y más cestos por aquellas escalerillas inolvidables; la misma playa se transformaba en una enorme y mullida alfombra roja de algas, cuya recogida nos daba un dinero extra, que nos permitía comprar caprichos para los que no daban la tradicional huerta familiar, ni la cría de vacas, cerdo y gallinas.

La Playa de La Arena, hace bastante más de medio siglo
La carretera al superpuerto no existía. Eran campos de cultivo o siega.
Las dunas eran majestuosas donde se construyó posteriormente el parking.
No había edificios de 6 alturas y 40 pisos.
El agua tenía color de miñón, por las minas de Kobarón.
          Poco costaba llenar un balde entero de karramarros entre las piedras de la Isla; y, en las bajamares de 14 pies, los mojojones que podíamos coger eran grandes y deliciosos; Ramón Incera sabía donde llenar su cesta de magurios; y Txema "Naparrilla" se conocía  los nombres de cada roca, peña o punta para lanzar su caña de pescar; Mundo y Juan Luis Garay eran otros hombres de salir a pescar con sus botes de madera, como antes lo habían hecho Toni el de Guillerma y Juanín, que aguardaban la bellada de las olas para arribar a la orilla. Y cuantas historia de la mar me contaba Txema Gorriaran en los años que me trató como a un hijo más que como a un obrero  en su fábrica de algas (GUMMAGAR). Y cuántas historias de Zierbena me relataba asomado en su balcón Germán Campo.

          A mí siempre me gustó preguntar por el pasado. Y a ellos les gustaba hablar del pasado. ¡Qué bonito! Ahora los muchachos no preguntan nada, nada parece que les interese. Y a los viejos les cuesta hablar, parece como si quisieran llevarse sus recuerdos en secreto a la tumba.

         En La Arena éramos humildes  la docena de familias que vivíamos hace medio siglo. A las otras familias, a las de señorit@s, es@s que alzaban la bandera española en los mástiles de sus chalets cuando venían a veranear, no las cuento. No eran de los nuestr@s.
Postal de Zierbena que se encontraba en los puntos de venta . 
Yo la compré en El Corte Inglés al principio de la década de los 80.
          Esos son mis recuerdos de niño. Un niño criado en la playa de La Arena. ¿Qué nos podrían contar l@s niñ@s de El Puerto de Zierbena? Estoy seguro que sus recuerdos no tendrían desperdicio. Al fin y al cabo, l@s galip@s por derecho eran ell@s.

  Hoy...  
     Zierbena es portada de periódicos      
     por su destrucción del litoral     
        
        De los casi 500 municipios litorales del Estado, Greenpeace ha presentado una lista con los diez que más han destruido su costa. En el "Top 10" de la destrucción solamente hay un pueblo de todo el Cantábrico, y es el nuestro, Zierbena. Greenpeace, que ha utilizado imágenes por satélite para elaborar su informe,  afirma que, actualmente, en Zierbena, el 61% de la franja de los primeros 500 metros está urbanizada, y durante los años de locura urbanística e industrial su superficie artificial aumentó un 1,17% por año.

      Ahí tenemos a Zierbena, junto a pueblos ilustres de la farándula española, y a otros cuyos gobernantes están imputados en casos de corrupción urbanística. La casi totalidad son de la costa mediterránea, como era obvio, donde destaca la destrucción masiva de costa en Castellón, Valencia y Almería por el llamado "boom inmobiliario".

        Y otro dato escalofriante: el informe  recoge que en la franja de sus primeros 500 metros, la costa ha sido "destruida" a una velocidad de dos hectáreas diarias (dos campos de fútbol), entre 1887 y 2005.


      Curiosamente, las tres comunidades que mejor salen paradas por haber ocupado bajísimos porcentajes de su suelo de costa, tras el informe de la asociación ecologista son Asturias, Cantabria y Euskadi, es decir, las tres de la cornisa cantábrica. Sin embargo, Zierbena es su oveja negra. En el polo opuesto, el municipio bizkaino de Ispaster, destaca por ser uno de los que menos ha construido en su línea de costa de todo el litoral español.

         Greenpeace, grupo ecologista de reconocido prestigio mundial, lanza, además, una alerta y señala que, aunque recuerda que la construcción ha caído bajo mínimos desde 2008 por la crisis, perviven factores de riesgo como "la cantidad de suelo declarado urbanizable" o la posibilidad de que las medidas de protección se "relajen" en el contexto actual. Aquí, en Zierbena, la referencia es el proyecto de la urbanización "Tamarises II" en los terrenos que ocupaba el Camping El Peñón, que cuenta con el beneplácito de nuestros gobernantes.
Cartel expositor del proyecto Tamarises II en La Arena
Y, bien cerca de allí, en otro espacio de La Arena, privilegiado en vistas, y masacrado medio ambientalmente, Moreo, FONORTE comenzó en 2006 la urbanización que cobijaría unos 70 chalets. 
La crisis lo detuvo; ¿hasta cuando? (imagen inferior)

        Según el último informe de Greenpeace, la nueva Ley de Costas aprobada por el gobierno del Partido Popular permite nuevas formas de explotación de la costa, al  permitir que se reduzca la protección de 100 a 20 metros en determinados tramos.

       Los otros 9 nombres de dudoso orgullo que acompañan a Zierbena son, por orden alfabético: Calp (Alicante), Calvià (Mallorca), Chiclana de la frontera (Cádiz), Cubelles (Barcelona), Oliva (Valencia), Orpesa (Castellón), San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria), Sant Josep de sa Talaia (Ibiza) y Vera (Almería).

¿Cómo ha llegado un pueblo de bello paisaje costero hasta aquí?
Intereses políticos.
Intereses económicos.
Intereses industriales. Intereses empresariales.
Intereses de personas  y familias concretas.
Afán de enriquecerse sin escrúpulos.
Servilismo de un@s y egoísmo de otr@s.
Engaños, mentiras, promesas incumplidas...
Ignorancia medio ambiental.
¿Por qué el informe de Greenpeace menciona a Zierbena?
 Playa La Arena (Zierbena): edificios de 5 y 6 alturas, con casi 150 viviendas y locales de hostelería a pie de playa (imagen superior) y otras viviendas sobre los acantilados (imagen inferior).
 Vista del centro de La Arena desde Orbás (monte Punta Lucero), con el parking de vehículos construido 1ª línea de playa, en zona de dunas (se arrasaron hace 4 décadas)
¿No había más opciones? ¿No hay ahora alternativas?



Mirando al mar desde El Peñón parece que los edificios están sobre las misma playa.
Al alejar el zoom vemos una panorámica más general del barrio pero la sensación no cambia.

Playa artificial de El Puerto, tras una torreta de alta tensión


La cara oculta del monte  Punta Lucero, su cara NW
 

        Esta es la realidad, no nos debe extrañar que estemos en lo más alto de la lista de Greenpeace.
Tanques de almacenaje de combustible, buques petroleros...

         A mí, particularmente, me parece que deberíamos ocupar el primer lugar en la negra lista de Greenpeace, porque nuestra costa, la costa  de Zierbena, no ha sido urbanizada solamente por el "boom inmobiliario", sino que en Zierbena la degradación costera ha sido como consecuencia de la instalación de una enorme superficie industrial, plagada de empresas de alto riesgo, tras la cara visible del monte Punta Lucero. Esta circunstancia protege nuestra imagen turística y la de Muskiz, y salvaguarda el bestial impacto visual que causaría si se viera a diario todo lo que hay detrás de Punta Lucero. ¿Quién iba a bañarse en esta playa si viera al meterse al mar tal cantidad de industrias peligrosas y contaminantes a menos de 1 km de distancia? Quizás, casi nadie.

Arriba, la cara NW de Punta Lucero, antes de la llegada de la industria
Y esta imagen publicó en su día, creo que El Correo, de cómo estaba hace pocos años.
Un cambio brutal.

                                                       Luzero, acceso prohibido a los galipos
 

          Pero en Zierbena no sólo se ha degradado su costa (prácticamente aniquilada), sino que la zona más emblemática para los antiguos pescadores de Zierbena, la peña de Luzero ha sido privatizada y su acceso prohibido, al quedar dentro de la zona industrial. Me parece, sencillamente,  insultante.

¡Eskerrik asko, Greenpeace, por acordarte de Zierbena!

Mientras la realidad es la que es, y así lo certifica el informe de Greenpeace (y creo que mis fotografías también), las autoridades nos muestran una imagen idílica de Zierbena y su entorno: mar azulado, campos verdes, preciosa playa...  
(Imagen extraída del panel existente junto a La Batería)

3 comentarios:

  1. me da enorme pena y rabia ver todo esto ver que cosas tan bellas como las que tiene Zierbena y muchos otros lugares sean destruidas por viviendas que dentro de unos años que caerán solas mientras que el medio anviente con los años se hace mas bello aun. intentan poner viviendas con bellas y enormes vistas a la mar para conseguir mas dinero pero no entienden que si lo hace poco a poco solo abran vistas a un bello paisaje destruido.

    ResponderEliminar
  2. IM-PRESIONANTE, n entiendo km hems permitido esto ... k tristeza :(

    ResponderEliminar
  3. Ver día a día como destruyen lo que mas quieres es horrible... El Puerto de Zierbena era lo mas emblemático y bonito del municipio, no se entiende Zierbena sin su Puerto. Situado a la entrada del Abra, rodeado por los montes Serantes y Punta Lucero. Puerto en mar abierta, con sus casas construidas en las laderas de ambos montes, con el Pedregal , cala original del Puerto, de fina arena donde nos hemos criado generaciones de galipos, donde hemos cogido kiskilla y karramarro, uno de los mejores campos de regatas, ver salir a nuestros aitites y aitas salir a la mar y regresar con los baldes llenos, rocas llenas de percebe, ver las marejadas con las olas que pasaban de un lado al otro del muelle, las galernas, y los turistas que nos visitaban correr... los veranos que no acaban nunca en un el entorno de un Puerto idílico,las Lantzas llegando a Puerto con la pesca y las gaviotas revoloteando, las rederas cosiendo, la hierba secando en el muelle, eso no tenia precio, ser de un Puerto pesquero marca tu carácter, la Mar marca y mucho. Pero todo este desapareció, la mano del hombre acabo con ello, la mano del capitalismo que mata todo lo que toca. Y abra kadabra y el Abra desparecio!!! nunca olvidare cuando alla por los noventa lleve a mi aitite ya muy mayor detrás del muelle y vio aquella imagen desoladora, de escabadoras rompiendo la roca, se echo a llorar, me impacto sobre manera!! el nacio en el Puerto en el 1903, el Puerto era el, y todos los galipos que ya no estan, muchas veces me acuerdo de ellos y pienso, si levantasen la cabeza y lo vieran ahora..... Gracias Rober vecino de la Arena por tu blog, de vez en cuando te leo. Irune Bañales (Puerto de Zierbena)

    ResponderEliminar