lunes, 15 de enero de 2018

Caminantes y caminos




La vida es un camino que he ido descubriendo paso a paso.
La escuela es un trozo de mi camino.
La felicidad es el camino que  yo buscaba.
No siempre supe dónde estaba mi camino.

Hay caminos largos, hay caminos cortos…
Los hay que siendo cortos se te hacen interminables
y los hay que siendo largos se te acaban demasiado pronto.

“Caminante no hay camino”, decía Machado.
“Caminante que no camina nunca llegará a su destino”,
le replicó otro menos famoso y sabio.

Hay caminos rectos y hay caminos cuesta abajo,
pero también los hay cuesta arriba y empinados.
Hay caminos sin final y  también hay finales de camino.
Caminos de piedra, caminos  embarrados,
caminos de arena, caminos  cerrados, 
 caminos polvorientos, caminos inundados, 
caminos con cristales, caminos abandonados,
caminos sinuosos, caminos solitarios, 
caminos sin nadie en el camino,
caminos oscuros, caminos desconocidos,
caminos peligrosos, caminos prohibidos,
caminos cortados por puertas, verjas y  muros en medio del camino.
Caminos sin camino.

De joven quieres caminar de prisa,
sin importarte adónde te lleve  el camino;
de mayor quieres regresar sobre tus pasos
y buscar las huellas  que no seguiste
y que eran las que tenías que haber seguido.

Caminar, caminantes y caminos…
historias, recuerdos y olvidos…
aciertos, errores, dudas…
y sueños, a veces rotos y, a veces, cumplidos.
Caminos te parecen y sólo son senderos,
Caminitos les dices y son kilométricos,
todo es tan subjetivo, tan  interpretable…
Y es que todo depende de  cada momento del camino,
de las personas que te encuentras,
de si es de día o si es de noche,
de si caminas bajo el sol o si caminas bajo la luna,
de si sopla el viento o si hace frío,
de si caminas solo o te acompañan en el camino.

Yo siempre  caminé “beti zain beti bila”,
en  busca de lo que no encontraba en las miradas,
ni en las palabras, ni en las orillas…

Y ahora…
No es que ahora ya no quiera caminar,
pero si me detengo y dejo de andar
puedo contemplar mejor tu sonrisa,
escuchar tu voz,  sentir tu mano, abrazarte
y hasta contarte cuántas veces  tropecé, caí,
lloré y me volví a levantar.

Caminante sí hay camino
si tu vienes a andar conmigo.
Caminante no quiero andar
si no es contigo.

Caminante, tú eras mi camino.

miércoles, 3 de enero de 2018

El coleccionista de recuerdos... (I)

Juan (Juan Antonio de Nicolas Armesto) y yo podríamos sentarnos a desayunar en el Waitaki un zumo de naranja con un pintxo de tortilla  y empezar a recordar aquellos años de finales de la década de los 70 y principios de los 80 en la Playa de La Arena (Zierbena); pasaríamos a comer al Hondartza una ensalada Berria sin vinagreta y nos iríamos a tomar un café a la Maloka y seguiríamos  recordando mil historias juntos. Llegaría la noche y aún nos quedarían  un montón de recuerdos que desempolvar. Y si se uniera a nosotros  Rafita (Rafa Baena Castro), entonces... Entonces, necesitaríamos más tiempo, seguramente iríamos al Kantauri,  al Punta Lucero, al Skull, a El Cargadero, a La Jayma... y no habríamos  acabado de recordar.
La vida transcurre, cada uno toma su camino, y solamente te ves de vez en cuando, pero cuando te ves... cuando te ves con alguien como Juan o Rafa... los recuerdos vuelven a aflorar, porque  esas  vivencias no están olvidadas, solamente permanecen dormidas en nuestras mentes y en nuestros corazones.
No son parientes,
pero los quieres como si fueran hermanos.
Pasa el tiempo, pasan los años,
diez, veinte, treinta y hasta más...
pero nunca  se te quitan las ganas
de volver a verles y darles un abrazo.
Más de 50 años en la escuela, día a día, dan para muchos libros de recuerdos... 
Confieso que los libros de recuerdos son los libros que más me gustan.
No hay mejor historia que la suya. Esa es la verdadera historia.
Recién he escuchado a algunos políticos de España decir que en Cataluña y en Euskadi se adoctrina a los niños y a las niñas en las escuelas. ¿Ah, sí? 
Esta es mi respuesta:
Yo empecé a la escuela y tenía la ENCICLOPEDIA DE TERCER GRADO"  de Álvarez, "intuitiva, sintética y práctica" decía en su portada. 
Costaba 65 pesetas.
Tenía 640 páginas (incluidas las tapas).
Al abrirla, después del "Prólogo" venía la "Historia Sagrada", 64 páginas. Y seguidamente los "Evangelios", 16  páginas. El único idioma era la "Lengua Española", casi 100 páginas. Otras cien páginas de la "Historia de España", escrita por alguien afín a un dictador llamado Franco.
En su página 451 hablando del denominado "Descubrimiento de América" puedo leer así: "Ninguna nación del mundo puede presentar una hoja de servicios tan limpia como la que España puede exhibir, referente a la conquista, civilización y evangelización de América. A pesar de ello, nuestros tradicionales e implacables enemigos nos acusan de crueles y de no haber hecho en el Nuevo Mundo nada que merezca la pena ser recordado.
Tales acusaciones, injustas  de todo punto, constituyen la famosa leyenda negra, que ciertos países extranjeros, apoyados por algunos malos españoles, han venido vertiendo sobre España a través de los siglos".
Hay otras 40 páginas sobre "Formación Político-Social (niños)", "Formación Familiar y Social", "Higiene" y "Formación Política (niñas)", donde se pueden leer  frases como estas:
"Las misiones  que tiene encomendadas la Sección Femenina son dos: servir a la Patria en quehaceres propios de la mujer y preparar a ésta para que el día de mañana pueda formar una familia cristiana, patriótica y ejemplar".
Un párrafo anterior explica que la Sección Femenina preparaba a las mujeres para lavar la ropa, confeccionar prendas, cuidar niños...

Este era mi único libro, compendio de libros llamado "Enciclopedia". Y esta era la educación que me imponía el régimen franquista. Y ahora, 50 años después,  a mí, que soy maestro, los herederos de ese régimen me dicen que en las escuelas de Cataluña y Euskadi no se educa, sino que se adoctrina.
Miles de alumnos y alumnas he tenido en más de 30 años dando clase. Txangel es ahora alcalde de la villa de Lanestosa y cuando fue mi alumno me daba muchos rompederos de cabeza, pero treinta años después es un sencillo hombre de pueblo que me encanta. ¡Grande Txangel! Un día  coincidimos en Zierbena, en "El Marinero", comiendo unos tigres (mejillones con tomate), unas almejas, un txitxarro a la  brasa...  Le pedí una foto, ésta. Ahora él es alcalde de su pueblo y yo sigo siendo sólo u  maestro de pueblo.... y no del mío, que en mi pueblo no hay escuela.
De joven tenía que estudiar y tenía  pocos medios para ello. Cuando suspendía algo  me sentaba en la cocina y me ponía a llorar. En ocasiones, incuso antes del examen yo ya me daba cuenta de que no sabía lo suficiente para aprobar y me ponía a llorar. No es que no estudiara, era que me costaba mucho entender algunas cosas...
Mi hermana trataba d ayudarme. Mi madre, mi abuela y mi tío Ipe no podían ayudarme en los estudios, pero me daban  lo que más necesitaba, cariño. Mi padre vivía su vida sin importarle las nuestras. Eso también son recuerdos que no se olvidan.
Un día   pude empezara  trabajar en una fábrica, la de algas de GUMMAGAR. Yo, que  me había pasado  mi juventud  estudiando, no sabía ni apretar un tornillo. Los comienzos fueron muy duros. Pero allí encontré también  amigos de verdad. Víctor María Azabal "Miliki" (derecha de la imagen superior) fue uno de ellos, el mejor. Con él a mi lado sobreviví, aprendí y fui feliz trabajando 4 años en una fábrica.  Miliki era de La Rigada, del monte, pero tenía un corazón  más grande que el monte Mello.
Más tarde también  fue compañero de trabajo Pedro Mari Sañudo (izquierda de la imagen superior), un gran  trabajador y un  grandísimo compañero también. Con Pedro, superviviente de la explosión  en un colegio de Ortuella cuando era niño,  siempre he tenido  nexos de unión... (a mí de niño me encantaba  hablar con su bisabuelo Jacinto y con su abuelo Baltasar "Naparra", que se asomaban a la ventana) jugábamos desafíos  a las damas de  chavales, a fútbol,  a palas... competimos  en la recogida de algas a finales de la década de los 90, siendo de los últimos algueros de La Arena y  me ha ayudado varios años  como juez del Torneo Maloka. Pedro ahora me llama "jefe". Es un tipo al que  le tengo mucha estima y en una ocasión, en un momento  malo para él, le dediqué una poesía que le emocionó.
Pedro siempre aparece en cualquier esquina de mi vida.

Cuando eres niño quieres hacerte mayor y cuando eres mayor te gustaría volver a ser niño. En ambos casos tienes un enemigo común: el tiempo; primero porque te parece que pasa muy despacio cuando tienes la impaciencia de ser niño y, después, porque ya no se vuelve  atrás cuando tienes la paciencia de reconocerte mayor.

A mí me gusta mirar atrás, recordar y escribir esos recuerdos. De alguna manera, es como si los volviera a vivir. Los recuerdos que son buenos me vuelven a hacer feliz al recordarlos. Los recuerdos malos no me provocan sufrimiento, los desentierro de mi memoria, los escribo y los entierro.

Aún tengo memoria para recordarlo casi todo, pero, en ocasiones, me cuesta ordenarlos en el tiempo, saber qué pasó antes y qué pasó después. Entonces, busco referencias y trato de ubicarlos.

El pasado me ayuda a comprender el presente. Y todo ello me  encamina a buscar el futuro que persigo. Y todo ello siendo consciente de que ni el pasado, ni el presente, ni el futuro dependen solamente de mí. Yo sólo controlo una pequeña parte, aunque, quizás, no tan insignificante.

No puedo determinar mi vida, pero sí puedo escribir mi historia.
Y los recuerdos son  gran parte de ella.

lunes, 1 de enero de 2018

Eloy y Carlos

          Eloy Tajada y Carlos "Naparrilla"          
Ahora, en Zierbena y en 2018, es relativamente sencillo jugar a pala, está al alcance de cualquiera, aunque no veo a la juventud del pueblo jugar a pala. Tienen otros entretenimientos.
Hace más de 40 años era distinto.
Ahora hay frontones y hay dinero para reservar hora para jugar; tienes coche y te puedes desplazar, muchos de los que juegan están en algún club federado, los conoces; todos disponemos de tiempo libre; se puede  encontrar material (palas, pelotas...) en las tiendas y superficies comerciales; y tenemos teléfono y WhatsApp para quedar...
Hace más de 40 años era distinto.

Hace más de 40 años había que ir a cuidar las vacas, a cazar unos pajarillos con la chimbera para poder cenar, a coger lapas y magurios en las rocas, a por caracoles cuando llovía para ir a venderlos a Portugalete, a buscar monedas perdidas en la arena de la playa que era arrastrada por el viento y las dejaba al descubierto, a coger angulas en la ría y algas en la mar, y hasta a buscar latas y chatarra en el basurero de Pobeña...

Hace más de 40 años no había tiempo para jugar a pala. Era un lujo que no nos podíamos permitir. Y era tan difícil juntarnos  cuatro para jugar. Nosotros  no solíamos tener tiempo para estar haciendo nada, que es la mayor ocupación de los chavalotes de ahora.
Sé de algunos que no teníamos ni pala, tan sólo un trozo de madera, y las mareas, en ocasiones, nos regalaba alguna pelota "descuajeringada", pero nos valía. Tampoco era imprescindible un bonito frontón, nos servía cualquier pared.
Y tampoco necesitábamos estar cuatro para jugar, simplemente nos faltaba uno más, porque Eloy, Carlos y yo disfrutábamos como nadie y como con nada jugando a pala.
Y tuvimos suerte, porque siendo jóvenes  construyeron  un frontón en nuestro barrio, Playa La Arena (Zierbena). Bueno, Eloy era de San Roque, pero le dejábamos ser de La Playa.

Fuimos felices jugando a pala. Siempre había otro más: Jacin (), Berto, Natxo () y Trota, Miguel, Ricar...
Siempre tuvimos instinto super competitivo dentro, nunca escatimamos el esfuerzo y siempre fuimos rivales en la kantxa y amigos fuera de ella. Y siempre orgullosos de ser de Zierbena

No tengo fotografías de cuando éramos jóvenes. La cámara de fotos también era un artículo de lujo entonces. Solamente tengo imágenes (y pocas) de cuando ya éramos mayores. Pero está todo en mi memoria.

No he vuelto a encontrar a nadie como Eloy y Carlos. En ningún frontón, en ningún lugar... por eso les quiero tanto. Cuando me muera seguiré recordándoles y seguiré queriéndoles.

Eloy y Carlos eran "espartanos", nunca preguntaban contra quién había que jugar, sólo preguntaban dónde estaban.

Toda nuestra vida jugamos con una pala de madera y una pelota de tenis, y la mayor parte de las veces en un frontón de una sola pared. Nos era suficiente. Jugábamos hasta 8 horas diarias cuando ya no necesitábamos ir a cuidar vacas, ni a cazas pajarillos para poder cenar, ni a coger lapas y magurios, o caracoles cuando llovía...

Las décadas de los años 70, 80 y 90 fueron muy diferentes de una a otra para nosotros.

Carlos no se cansaba en un frontón. Nunca. Era como la marea, sí, eso es, como la marea, nunca se detenía. Era bravo, con coraje...porque nada más nacer ya tuvo que  empezar a luchar contra la vida y la vida, a veces, es muy injusta. Carlos, para mí, es la dignidad hecha persona. Él solo  vale más que 100 zierbanatos de los de hoy en día juntos. 
Su hermano Berto y yo.

Carlos era, al igual que Eloy, cinco años más joven que yo. Pero eso cuando tienes una pala en la mano no se nota. Creo que tuvimos suerte de nacer muy cerca el uno de los otros.
De Eloy... hoy hace tres años que publiqué esto... https://haixeder.blogspot.com.es/2015/01/eloy-tajada-50-urte.html

Ahora tengo ídolos del frontón, sí, es cierto. He conocido a muchos pelotaris y a casi todos los mejores, pero en mi corazón siempre habrá un sitio reservado a Eloy y Carlos. No he encontrado a nadie como Carlos y Eloy. Ya no jugamos juntos. Hace años. Ya no jugamos ni separados. Lo sé. Pero yo los recuerdo cada día y doy gracias al dios que sea por haber jugado con ellos a pala.

Sin ellos yo nunca habría jugado a pala y me habría perdido incontables horas de felicidad.
Eskerrik asko por hacer feliz muchas horas de mi vida, amigos.
He tenido el honor de jugar con y contra vosotros. Honor y privilegio.
Vosotros habéis sido los mejores; gladiadores del frontón.
Hace 40 años todo era distinto.
Cuando éramos jóvenes no me daba cuenta de lo que os quería, sólo de que os necesitaba para jugar a pala. Ahora, que ya no jugamos a pala, sí que me doy cuenta de cuanto os quería, porque os sigo queriendo, amigos.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Urte berri on! ¡Feliz 2018!

                                                                                                                            Amaia eta Rober    

miércoles, 27 de diciembre de 2017

X. LESAKAKO XABIER ZOZAYA TXAPELKETA (paleta goma)

               "Mololo" Irigoien               
Yo sabía de las finales del campeonato de paleta goma de Lesaka (X. LESAKAKO XABIER ZOZAYA TXAPELKETA), un  torneo de primerísimo nivel que organiza ahora Félix Santamaría  y en cuyas finales ya estuve en 2013 y 2014. Esta edición la había estado siguiendo por el chat del torneo, en discreto silencio, pero con atención.
Estando un tanto ausente de los frontones como llevaba ya meses (exceptuando el frontón de mi pueblo), y sin aparecer tampoco en Lesaka en las finales de las dos últimas ediciones, no me atrevía a ir hasta esta bonita localidad navarra, a la que algunos historiadores le otorgan ser la cuna de Olentzero.
Lesaka está muy lejos de Zierbena, a  más de 2 h en coche, y en su frontón y en diciembre hace un frío que te traspasa los huesos, pero me trae buenos recuerdos. En realidad, los reportajes de pala de haixeder comenzaron allí  en 2013, adonde me llevó mi  querido Iñaki Unda.
La pintura del frontón de Lesaka me fascina. Siempre me trae a la cabeza una de mis canciones preferidas en Euskera "Xalbadorren heriotzean" (pincha el vídeo y podrás escucharla mientras sigues leyendo).
Zabala--Elizondo  Vs  Irigoien--Arrastia, la final de 1ª, era un partido muy apetecible para mí, de esos que me gusta  ver, pero... Y en la de 2ª jugaba un tal Joseba BERHO... pero...
Y entonces  me llegó al móvil un mensaje de Iker Arrastia, el campeón navarro al que profeso admiración  como persona y devoción como pelotari. El  zaguero de Arellano tiene un don para jugar a pala, exhibiendo la calidad y consistencia de su izquierda. Pero Arrastia también tiene  otro don, saber ser agradable con sus rivales dentro de la cancha y fuera de ella. Ambas cualidades, la deportiva y la humana, me cautivaron hace  ya tiempo.
          Ezkerretik hasita: Elizondo, Zabala, Félix Santamaría, Irigoien eta Arrastia.          
Y por Navidad, (o, quizás, por Arrastia) volví a los frontones.
                             
          Adornos navideños en las calles de Lesaka          
Aprecio mucho al gipuzkoano Zabala y al navarro Elizondo; dos excelentes pelotaris, de los que ya he escrito en haixeder. Me encanta verles jugar, la verdad. Y espero que  me perdonen, pero  yo quería que este partido lo ganasen Irigoien--Arrastia. Con Iker Arrastia me pasa que, aunque él tiene conmigo detalles de amigo, a mí me cuesta tratarle como tal, con naturalidad, porque es mi ídolo. "Yo soy un hombre de pueblo".
         Ezkerretik, Gamio, Berho, Iriarte eta Gametxo.          
Pero antes de la final de 1ª se jugaba la de 2ª. Calarse la txapela de Lesaka en 2ª categoría no es  cosa sencilla. Con gerriko azul jugaban Iriarte--Gamio y con gerriko colorado Berho--Gametxo. Fueron los colorados los que se llevaron el triunfo, por 25 a 16, en un partido largo y disputado.
Cuando acabó  la final,  el zaguero perdedor, Gamio,  alzó en hombros a Berho. Después, fue su propio zaguero el que le levantó en el aire. Me quedé con esos detalles, porque no siempre se ven en los frontones. De Berho hablaré más tarde...

La personalidad o grandeza de un pelotari no está siempre visible a los ojos, hay que abrir  su puerta y conocerle, saber qué siente dentro de la  cancha, cómo disfruta y cómo sufre, cómo gestiona o expresa sus emociones, los gestos y palabras que dedica a su compañero, al juez, a sus rivales... un pelotari no tiene por qué ser sólo un hombre vestido de blanco jugando a pala, antes y después del partido también puede ser pelotari, también debe ser pelotari.
El delantero gipuzkoano de Gaztelu, Andoni ZABALA es un devorador de  torneos de pala; posiblemente, el pelotari que más campeonatos de paleta goma ha jugado en los últimos tres o cuatro años, y con muy diversos compañeros en la zaga: Azpeitia, Daguerre, Arroniz, Unda, Elizondo... Es un delantero sin izquierda, pero sabe suplir esa carencia  por su rapidez, colocación  e intensidad. Es un delantero menudo, pero muy fuerte físicamente; Zabala es pura fibra. Pasa por ser uno de los mejores delanteros de la paleta goma.
El zaguero de Garaioa, Joxe ELIZONDO, es uno de los mejores zagueros navarros de paleta goma. Con eso ya está dicho todo. En Navarra están los mejores  pelotaris de paleta goma, a los que se añaden algunos gipuzkoanos,  un alavés y  un par de bizkainos. Todos ellos son la élite  de la paleta goma. Y Elizondo representó  a Navarra en la final del último GRAVNI (Jorge Paris --Elizondo vencieron  a Zabala--Arroniz 25 a 19), poco más hay que añadir. En  esa final Elizondo y Zabala eran rivales. El sábado en Lesaka eran compañeros. 
Zabala--Elizondo no ganaron en Lesaka, pero pudieron haber ganado. No estuvieron lejos y, en muchas fases del partido, pintaban  ganadores. De inicio abrieron un gran hueco en el marcador, tras el 4 a 4 inicial de tanteo, y se fueron hasta el 12 a 5 a favor en el marcador. Una ventaja importante.
Esta ventaja  la  fraguaron jugando con una pelota viva que pusieron en juego sus rivales, pero que les iba   muy bien a Zabala--Elizondo. Zabala la movía fácil y Elizondo estaba siempre perfectamente  posicionado para devolverla, parecía que tuviera imán y la pelota siempre fuera donde estaba  el zaguero de Garaioa. Y mientras tanto, Irigoien--Arrastia no encontraban ni su juego, ni su  espacio en la kantxa.
Hubo un cambio de pelota, sospecho que aconsejado por un botillero no oficial de excepción, Mikel Antxordoki, y el partido cambió por completo. Irigoien--Arrastia dilapidaron  la ventaja de sus rivales y hasta se pusieron por delante en el marcador a mitad de partido; algo que parecía un imposible  pocos minutos antes. Además, la pelota viva se rompió.
En mi humilde opinión, esa pelota viva era adecuada para el Frontón López de Pamplona, pero  en Lesaka, que es unos metros más corto, resultaba bonita pero un pelín excesiva.
A mitad de partido comenzó una dura batalla, tanto a tanto, con diferencias muy exiguas en el  marcador, generalmente, a favor de Zabala--Elizondo, que llegaron bien colocados al tramo final del partido, con una ventaja de 22 a 20. Sin embargo, el arreón final de Irigoien--Arrastia, puso un 25--22 final y les dio la txapela de Lesaka a  estos dos navarros, que fueron a más  en el partido y creyeron en su victoria.
La txapela la tuvieron lejos, pero se agarraron a ella, no la soltaron, la querían, la buscaban, la lucharon, la persiguieron, la consiguieron. Zorionak!
         ENTREGA de PREMIOS         
Xabier Zozaya, el campeón navarro de Lesaka, cuyo nombre lleva este torneo, asistió a la entrega de premios otro año más. IRIARTE--GAMIO, SUBCAMPEONES de  2ª
          BERHO--GAMETXO, 2. mailako TXAPELDUNAK!         
           2. mailako lau finalistak: Berho, Gametxo, Gamio eta Iriarte         


          ZABALA--ELIZONDO, 1go MAILAKO AZPITXAPELDUNAK         


            IRIGOIEN -- ARRASTIA, TXAPELDUNAK           

 Zozaya, Arrastia, Abel Paris eta Irigoien, ¡vaya  cuarteto navarro!
 Los campeones con Zozaya en medio

Del cuadro de honor de este año tengo varias fotografías, pero he escogido ésta en movimiento, que además de  ser curiosa, me permite decir que a MOLOLO IRIGOIEN  se le escapó su hija en la foto final, pero no se le escapó la txapela de su  Lesaka natal.
                          Olentzero a la entrada del frontón de Lesaka                       
Quiero decir que me alegro de mi regreso a los frontones por Navidad, y que no podía haber mejor sitio que Lesaka para ello. Allí,   casi tiritando de frío, sentado en la grada entre Amaia y Amaia, disfruté con nervios la final de este campeonato, mucho, pero no me atreví a hacer  fotos del partido. Me sentía un tanto extraño, pero me daba vergüenza hacer lo que tantas veces he hecho en los últimos años:  situarme  con mi cámara en   contracancha y hacer fotografías del juego. No tuve valor para hacerlo. Quería, pero no me atreví. "Soy un hombre de pueblo".
Sí me atreví a  fotografiar  las calles de Lesaka al día siguiente, paseando por esta villa navarra...
... en la que había un ambiente excepcional, porque se celebraba el Concurso de Olentzeros 
(un día grande en Lesaka)

A Amaia y a mí, y pese al frío, nos gustó  Lesaka, de noche y de día.
 No soy devoto de la iglesia, aunque fui monaguillo  durante una década en mi pueblo, pero   quería  visitar la iglesia de Lesaka y ver la vista desde allí.
Y  cerca estaba el cementerio... y os contaré una curiosidad de este hombre de pueblo. Me gusta visitar los cementerios, pasear en silencio por sus calles,  con respeto, observarlo todo,  y ver las dedicaciones en Euskera, son como  tesoros que se encuentran... y yo voy en busca de ellas.
En Lesaka encontré   media docena que guardaré  en mi colección. Y también encontré una en castellano (estas no colecciono), cuya frase  me  llegó  al alma:
En cualquier caso, aunque yo no sea devoto, hay que  decir que la iglesia de Lesaka es espectacular, con un retablo rococó, creo, bellísimo.
                    
Caminando por Lesaka no quité ojo... y caprichos del destino...
nos volvimos a encontrar con MOLOLO IRIGOIEN... 
y le pedí la fotografía que no me había atrevido a pedirle la noche anterior, 
ni en el frontón, ni en la cena...
Este lesakarra ha sido campeón del mundo de mano individual en Mexico (2006) y en el campo de la pelota mano de aficionados tiene un palmarés inigualable, extensísimo (campeón navarro, campeón de España, de Europa...). Ha sido botillero de Mikel Goñi y de Abel Barriola. Y  ahora, desde hace poquitos meses,  juega en la Real Sociedad a paleta goma (con  Mikel Antxordoki, Imanol Telletxea, Peio Zapiain...), después de haberlo hecho  con éxito a pala corta.
Es un tipo de físico  poderoso, de esos que es mejor tener en tu bando, por si acaso... temperamental, con  risa contagiosa, de los que animan una cena con sus anécdotas,  con sus historias, con sus desafíos, con su  presencia... y, por lo que pude ver, respetado y querido por todos. Me ha gustado mucho conocerle. Como casi todos los navarros, desborda nobleza y humanidad.
Zozaya y Mololo son dos personas muy populares en Lesaka, de donde también son, por ejemplo, Julian Iantzi (presentador de TV) y Tasio Erkizia (HB), por citar  un par de   renombre popular.
Poco más me queda decir de la visita a Lesaka, salvo que  estuvimos en la cena en el Irubide y probé la afamada txuleta lesakarra. Fue una cena para  unos pocos (esta vez la organización del torneo no tenía previsto la típica cena de despedida, algo que debería ser obligatorio, parte del campeonato) , en la que cabe destacar que había 4 chicas, y en la que Amaia y yo estuvimos muy a gusto. No recuerdo cuándo me había reído tanto. Peio Zapiain y Joseba Berho estaban   enfrente. Lloré de risa   con ellos. Son   dos personajes fantásticos.  Les conocía de otros torneos y otras celebraciones, pero no había tenido la oportunidad de estar a su lado y conocerles  mejor.
Peio Zapiain, de Hondarribia, me   enamora con sus  historias personales y de  frontón (hay pocos que han jugado contra Monreal, Urra, Pernaute...). No sé si él lo sabe, pero  estuve a punto de jugar con él en una ocasión, en Basauri 2015, cuando Unda  me buscaba gipuzkoano para  que yo jugara y finalmente vino Mikel Txoperena. Me gustaría pelotear con Peio en un frontón, sería un  gran regalo.
Joseba Berho es un crack, es imposible  estar con él y no  partirte de risa, con sus gestos, con sus salidas... ¡tiene  cada golpe!
Peio,  Berho, ESKERRIK ASKO  por ese rato tan agradable con vosotros
(en realidad, no fue rato, fueron horas, pero... ¡se me pasó tan rápido...!)

Eta ESKERRIK ASKO  Jose Juan Zubieta "Etxabe" bertsolariari 
emoziozko bertso hauek botatzeagatik

Esto de LESAKA ha sido un gran regalo de Olentzero para mí.

      FRONTOIZALE   GUZTIOI...      
     ZORIONAK  ETA  URTE BERRI ON!     
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...